En la piscina

pexels-photo-3755832.jpeg
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

 

 

Estoy en la piscina, apoyada con los brazos en el borde tomándome un cóctel.

Disfrutando del sol espléndido de un 16 de diciembre, absorta en mis pensamientos.

Necesitaba estas mini vacaciones contigo. Aunque no hace mucho que nos conocemos, tenía demasiadas ganas de ti. Y te estoy disfrutando, me estoy abandonando al placer continuo de tenerte para mí, día y noche. De,  simplemente, disfrutar.. y poco más.

Eres un amante increíble; maravilloso, morboso, atento, pervertido… ¿Qué más podría pedir?

Siento tu presencia detrás de mí, suave, lenta… pero el placer y el deseo se apoderan de mis entrañas, quizá adelantando lo que sé que va a suceder…

Pasas tus brazos alrededor de mi y pegas tu cuerpo al mío, empujándome fuerte contra la pared, bajo el agua.

Me besas el cuello, muerdes el lóbulo de mi oreja, mientras deslizando la braga de mi bikini metes tu sexo entre mis nalgas.

Me empujas más contra la pared, mientras te tomas un sorbo de mi bebida y vuelves a besarme.

Disfruto la sensación de sentir tu sexo palpitando entre mis nalgas, y me abandono al placer que me proporcionan tus besos y tus mordiscos.

Mientras, me susurras al oído… me dices cuanto te gustan mis tetas, y me indicas con todo lujo de detalles cómo las vas a masajear con ese aceite solar con olor a monöi cuando estemos de vuelta en la habitación. Recreas una maravillosa escena de placer en la cama, y mientras me preguntas si me gusta, deslizas una mano por dentro de la braguita y llegas hasta mi clítoris.

Y yo solo puedo pronunciar de vez en cuando un “sí” entrecortado.

Gimes en mi oído al notar mi humedad, y sé que distingues la textura de mis flujos aunque estemos debajo del agua.

Me pides que abra las piernas y ahora metes ahí, entre mis labios. Cierro las piernas y la aprisiono bien.

Sigues acariciando mi clítoris y moviéndote lentamente, rozándo mi sexo mojado con el tuyo, de delante a atrás, despacio.

Me aprisionas más y más contra el muro,  me muerdes más fuerte el cuello, presionas más fuerte mi clítoris. Y me corro.

Me corro intentando que no se note que estoy estallando de placer. Que estoy gozando con tus caricias, que es demasiado éxtasis como para ser cierto.

Sonrío, alargando un brazo en dirección a mi bebida.

No, me dices. No hemos terminado, vamos a la habitación.

Y salgo de la piscina, y te sigo. Eléctrica, deseosa. Lista…

Ups, que no se me olvide el aceite…

Publicado por Eva

Me hace feliz escribir, y doblemente feliz que te guste lo que escribo💖

2 comentarios sobre “En la piscina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: